#PrevSerie 1×00: “Volver a nacer”

Recordaría aquella noche eternamente. El sonido de la lluvia sería el despertador de su profundo sueño, uno que iba sobre reinos lejanos, aventuras entre montañas y magia, mucha magia. Más que lluvia, lo que golpeaba ahí fuera era granizo.

Cuando posó sus pies descalzos sobre el frío suelo y advirtió su alrededor, una extraña mueca en su rostro evidenció su desconcierto. Si bien recordaría aquella noche eternamente, como señala el inicio de este relato, no la olvidaría porque sería su primer recuerdo y, ¿cómo olvidar lo primero que ves? Los bebés, sí, comprensible. ¿Pero un chico de 25 años?

Aquel 14 de mayo un cuarto dio a luz a un desconocido y el desconocido nació en un entorno hostil, que se esmeraba en parecer ameno, pero gozaba de una esforzada atmósfera un tanto cargante. Dicha pesadez se debía a lo precalculado del asunto: Al vaso de agua, previsto para su paladar seco; a la contundente hamburguesa sobre el plato de porcelana, clavada a las que ponían en los anuncios de TV para abrir un estómago vacío; al aroma a primavera que desprendían unos brotes de acónito sutilmente colocados en un jarrón transparente. Entre los tallos nadaba un pez anaranjado. No le quedaría mucho vivo aleteando entre la toxicidad de la planta.

El joven se paseó por la estancia y vio varios objetos estratégicamente situados que llamaron su atención. El primero de ellos fue un cuadro con una desgastada fotografía de una ciudad. Pasó su mano por la capa de polvo del cristal y distinguió una torre con un gran reloj a un lado de la avenida. Continuó mirando y se topó con un anillo plateado con una considerable piedra azulada engarzada. Estuvo a punto de ponérselo, pero creyó que le quedaría justo para sus dedos. El tercer objeto en el que puso la vista fue una chaqueta negra colgada de un perchero.

Y entonces, de imprevisto, valoró lo que cualquier persona en su sano juicio haría al despertar sin recuerdos en una habitación con encanto, casi pautada para un secuestro: Escapar.

Se acercó a la ventana pero estaba cerrada a cal y canto y la persiana bajada, con el recogedor cortado. La puerta, por igual, tenía el cerrojo echado. El joven inspiró profundamente y entonces valoró nuevamente todos los elementos que le rodeaban, todos los que le podían ayudar a salir, incluso aquellos de los que ni se había percatado aún. Antes de dar el siguiente paso, memorizó en su cabeza su nueva estrategia:

Primer paso, sobrevivir. Segundo, huir. Tercero, conocer el entorno. Cuarto, relacionarse. Quinto y último, pero no menos importante, recordar.

AHORA TÚ DECIDES COMO SIGUE LA HISTORIA…

VOTA el JUEVES en @PreviouslySerie y en una semana… ¡EL PRÓXIMO CAPÍTULO!

54 comentarios sobre “#PrevSerie 1×00: “Volver a nacer”

Comentarios cerrados.