PrevCrítica “Velvet Coleccion”: La 5T de “Velvet”

¿Madrid? Barcelona. ¿Ana Rivera? Clara Montesinos. ¿Antena 3? Movistar+. El universo “Velvet” se reinventa y lo hace con sus pros y sus contras. Analicemos la continuación de la historia de Ana y Alberto.

La esencia de siempre

Mentiríamos si dijésemos que no sentimos en esta nueva etapa de la ficción a la “Velvet” de siempre, tanto para bien como para mal. Descubrimos una serie no tan reinventada, sino cambiada de sitio, con esos personajes que nos enamoraron y unas tramas similares a las ya vividas. El piloto de esta entrega da carpetazo a la serie que nos dejó con parte de su final grabado en directo e integra lo que está por venir con cuidado, suculencia pero evidentes intenciones.

No vemos mucho Barcelona, sino que el producto queda relegado, en su mayoría, a interiores, y los exteriores de los que somos testigos podrían pertenecer perfectamente a Madrid. Solo unos ligeros planos generales nos reubican lejos de la capital pero si hubiesen estado ausentes, seguiríamos en la ciudad original.

El cast sigue bastante marcado y nadie brilla en exceso, no por mal, sino porque como los conocemos, nadie destaca por encima de lo ya visto en las anteriores temporadas. Todos están perfectos y los amamos como el primer día. Podríamos, si es necesario, quedarnos con José Sacristán, que embauca con su ternura una vez más la pantalla.

Cambios necesarios

La duración de 50 minutos es de agradecer. El episodio se hace fluido –y no es que la original no lo fuese– y el ritmo deja un buen sabor. Además, recurre a un cliffhanger final que noquea al espectador en el sofá de su casa tras la, algo previsible, muerte del episodio, palpable minutos antes por temas de guion. A pesar de eso, lo previsible no resta lo emotivo y los fans de “Velvet” tendrán lágrimas en los ojos tanto en los momentos finales como en esa reunión de equipo donde las Chicas Velvet cojean tras la falta de Cecilia Freire. Al final, de todas, solo quedará Clara sin experiencia.

Echaremos de menos a Rita pero quizá su ausencia permita ver a un Pedro con un abanico de posibilidades mayor. Aunque el cariño a su personaje sea evidente, otros años de cargante y constante humor podrían ser resultar algo pedantes. Esto se resuelve con la fallecida y un acertado Manolito que aunque dará dotes de humor, probablemente no deje a su padre con el mayor peso de la risa fácil.

No todo son bajas. Aunque no contemos con Rita, Alberto o Bárbara entre otros, vamos viendo nuevos rostros. Ya lo oferta Movistar+ en su web: Algunos ya son conocidos y otros estás a punto de saber quiénes son”. Nos los presentan con cuidado, sin cuchara. Pasito a pasito, suave, suavecito. Gracias por eso.

No todo es color de rosa

“Velvet Colección” es buena dentro de su esquema. Repite el patrón de su serie madre por lo que para aquellos que no han visto nada, todo será gratamente visual. Para aquellos que llevamos con la franquicia desde 2014 y, además, acompañamos a Bambú Producciones durante su largo recorrido, la continuación de “Velvet” puede llegar a encerrar. Este sentimiento se puede ver opacado por las emociones que conectan con los sucesos pasados y pérdidas y ausencias de personajes, pero pueden verse marcados según vayan avanzando los episodios. Esperamos que “Velvet Colección” amplíe horizontes como “Velvet” lo hizo con sus tramas en Nueva York o París entre otros.

El punto de partida tampoco es original. Tenemos a esos niños enamorados –que en esta ocasión son adolescentes– que probablemente vean su relación truncada por un tercero; Godó se convierte en la nueva versión del personaje de Natalia Millán y una muerte final como la fue la de Rafael Márquez marcará el resto de la temporada y de la serie. En este último punto, otra vez, esperamos que “Colección” reinvente y profundice, pues fuimos muchos los que esperamos más desarrollo del suicidio del piloto de “Velvet” y al final dicho asunto quedó en papel mojado. En otras palabras, nos gusta el ambiente familiar de “Las Chicas del Cable” pero nos gustaría ver en ella el tinte oscuro de “Gran Hotel” o “Gran Reserva”.

A por más… Y mejor

Esperamos que esta nueva era de “Velvet” arroje grandes momentos, dosis de amor, humor, intriga y luz, mucha luz. La serie siempre ha brillado en lo emotivo, así que contamos con más de esto. Respecto a sí se puede ver o no sin los anteriores 55 episodios y 4Ts de “Velvet”, la respuesta es . Sí, porque hemos visionado su piloto con alguien que de su precesora solo sabía que “Paula Echevarría estaba con el protagonista de “Sin Tetas No Hay Paraíso”.

“Velvet Colección” se puede entender sin “Velvet”, pero no se vivirá de la misma manera. Dicho esto, bienvenidos a Barcelona y que la ciudad costera traiga aires frescos a las galerías.

Autor entrada: PreviouslyEmpire