PrevCrítica “Tiempos de Guerra”: Un paso hacia adelante

Bambú Producciones ha tomado todo lo bueno de sus series, lo ha unido en su nuevo proyecto y nos lo ha servido con mucho cuidado y cariño. Así nace “Tiempos de Guerra”.

Una nueva forma de contar la guerra

1921, conflicto bélico. ¿Por qué no dar otro punto de vista de los sucesos? Así lo hace la nueva serie de Antena3 que emplea a la Cruz Roja Española para plasmar de forma natural, repartida y correcta unos eventos que pueden pulir un nuevo estilo de serie al que no estamos acostumbrados. Tras una época de mucha droga en pantalla, curar aquello que se ha roto es una grata solución para el ojo humano.

Recurrir a la enfermería no hace de “Tiempos de Guerra” una entrega frágil de los acontecimientos. Al contrario: Vemos una serie madura, clara, concisa y directa. No se cortan a la hora de mostrar extremidades apuntadas, operaciones en abierto o estresantes momentos en las trincheras.

La fórmula coral vuelve a triunfar

Lo vivimos en “Velvet”, lo revivimos en “Velvet Colección” y lo volvemos a sentir en “Tiempos de Guerra”. El público adora seguir a una pareja protagonista, pero si les das tramas por todas partes, conectarán mejor porque con alguna historia se sentirán identificados sí o sí. Así lo hace “Tiempos de Guerra” al darle minutos de metraje a Amaia Salamanca pero también al resto de personajes que ya marcan sus formas de pensar, sus deseos y debilidades y la dirección que tomarán sus historias.

Sobre Amaia Salamanca, vemos a una Julia Ballester cómoda con la cámara, con mucha metáfora oculta en sus movimientos –especialmente cuando cierra las ventanas a la guerra o la cortinas a los heridos– y una mujer encaminada a ser fuerte como lo fue Alicia Alarcón (“Gran Hotel”), aunque en esta ocasión el personaje de Amaia es mucho más independiente y autónomo. Son muchos los momentos en los que la actriz con una mirada, con meros planos detalle y gestos tan naturales como la vida misma cuentan más que las líneas de guion, que ya lo hacen de lujo.

Quien brilla en cada secuencia es Alicia Borrachero, quien ya vimos reflejar sus gratos dotes de actriz en recientes producciones como “La Embajada” o “Bajo Sospecha”. Vemos a un personaje humano, fuerte, que conecta con el cast y con el público. En definitiva, con mucho potencial y recorrido por delante.

Con ingredientes para deslumbrar

Buenas historias para empezar, muchísimos exteriores y un dinamismo cuidado, muy bien tratado, con espacios amplios para el desarrollo y ni una mísera sensación de agobio. Los personajes respiran y nosotros con ellos. Se palpa el trabajo que atraviesa la pantalla. En resumidas cuentas y hablando claro, da gusto sentarse a disfrutar de esta nueva ficción. Crucemos los dedos y que la audiencia apoye los buenos trabajos nacionales. Que 1921 dure mucho, mucho, mucho.

Autor entrada: PreviouslyEmpire